Safe Creative #1303280078257
Derechos reservados mediante licencia de Safe Creative. Queda terminantemente permitida la difusión (sin ánimo comercial) del material de este sitio. Pero mejor si nos informas de ello, no cuesta nada.

22 abr. 2013

Prodigio gaseoso

Me enseñó el diccionario y mi insana afición por el escrábel que todas las palabras son una misma cosa. Se transponen las letras, que van saltando de una palabra a otra, a veces incluso de una frase a otra. Éstas son cosas que ya sabían los griegos.

Me enseñó el diccionario que, por más que lo queramos, no podemos estar arrepentidos. Es cosa muy extraña que tiene que ver con la ausencia de transitividad y de valor sustantivo o adjetival.

¡Mostráos arrepentidos y os salvaréis!, exigía, capacitado, el inquisidor. No podemos, señor inquisidor, el diccionario no no los permite, respondía el pobre hereje.

¡Hala! ¡Por culpa del maldito diccionario, otro puñado de herejes a la hoguera! Tampoco se pudieron salvar muchas herejes, ni las arrepentidas, pobres ellas, aunque, en su caso, en este caso, la sustantividad sí las tocó. Bienaventuradas las arrepentidas, porque de ellas será el reino del diccionario. Amén. Y ¡a la hoguera! Si al menos las hubieran dejado enclaustrarse…

Durante siglos, tantas y tantos herejes, sustantivadas o meramente deverbales (y singulares), irrespetando las leyes divinas. Se acaba así en la hoguera, por herejía. De las hogueras salía olor a pollo, algunos grititos estúpidos, muchos gritos satánicos, blasfemias nunca bien ponderadas y demás excrecencias asquerosas. Cuando el diablo anda tras estas cosas, ya se sabe.

En una pira colectivizada (decenas de herejes ardiendo, como koljózniki hacinados en aras del bien colectivo), las herejes y los herejes explotaban como palomitas. De repente, explotó al unísono todo el conjunto de los arrepentidos. Sonaron como un solo y enorme pop. ¿Y eso?, preguntó el inquisidor, con extrañeza. A lo que un hereje, sin evidencia de arrepentimiento, asomó la nariz entre las llamas y respondió: las herejes, su excelencia, que son todas unas pedorrientas.

Este cuento corresponde al proyecto "Déjalo todo y salta" (el siguiente tras "Esa mirada azul", ya disponible aquí), que se edita a caballo entre este sitio del micronón (algunos de los cuentos más cortos) y el libro de cuentos, de próxima aparición. Los cuentos aquí seleccionados no formarán parte de la edición impresa, aunque sí de la edición digital.  





No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Este sitio se alimentó hoy gracias a ti.