Safe Creative #1303280078257
Derechos reservados mediante licencia de Safe Creative. Queda terminantemente permitida la difusión (sin ánimo comercial) del material de este sitio. Pero mejor si nos informas de ello, no cuesta nada.

14 abr. 2013

Buenos propósitos

Llevaba semanas meditando tan buen propósito. Tomando las uvas hizo la promesa, para sus adentros: como mucho, sólo una mentira al día. Cuando, ya en la cama, el marido empezó con los rocecitos furtivos, supo enseguida que no podría negarse (una vez al año no hace daño), como supo también que estaba a punto de cubrir el cupo diario de su nuevo propósito, ya en la primera noche del año. Como de costumbre, gimió y chilló, porque el orgullo masculino es débil y conviene no herirlo. La alegría por el nuevo año y el vino y el champán hicieron el resto. Por lo visto, se sobreexcedió con los gemidos.

–¿Has disfrutado? –le preguntó él, orgullosamente sorprendido por el éxito de la faena.
No sin pensarlo dos veces y hasta tres, contestó al fin:
–Mira, cariño. La verdad. Ha sido una mierda, como siempre.
–¡¿Cómo?! –replicó él, en un tono que andaba entre el orgullo, el enfado y la vergüenza– ¡Pero si has gemido como una loca!
–Porque he decidido empezar el año con un nuevo propósito. Sólo una mentira al día. Tú deberías hacer propósito también: nada de preguntas estúpidas. Que descanses, cariño. 

"Buenos propósitos", cuento de "Esa mirada azul, 93 cuentos para leer cabeza abajo", ya a la venta aquí.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Este sitio se alimentó hoy gracias a ti.